domingo, 5 de julio de 2015

EL GRANITO ROJO



Refugio de Envers
Stage de escalada en el granito alpino en Chamonix. Es decir, fisuras, adherencias, aproximaciones largas, glaciares, altura,... y por fin bajo un gran anticiclón y elevadas temperaturas que nos permite escalar a placer varias rutas clásicas del macizo del Mont-Blanc, como Marchand du sable y Pedro Polar, ambas en Envers des Aiguilles, o la Bonatti al Gran Capuccin, entre otras.

Marchand du sable, Tour Rouge: si sale en todas las guías de escalada en Chamonix, es por algo. muy bonita vía de principio a fin, con algún pasillo picante...
Pedro Polar, Aig. de Roc: menos mantenida que la anterior, pero con unos largos en fisura muuuuy buenos. Llevar alien negro duplicado.
Grados muy apretados.
Bonatti-Ghigo, Gran Capuccin: llevar un juego de friends sin repetir ninguno, y muchas express. De la travesía hacia arriba se puede hacer caso todo en A0. También se pueden empalmar largos a partir de aquí. Recomendable dejar mochilas y botas en la repisa inicial, para recogerlos en la bajado por los ràpeles de la vía "Hecho des alpages".


La piage, con el refugio a nuestros pies

La goule du diable

Pedro Polar

Gran Capuccin

Primeros largos de la Bonatti-Ghigo al Capuccin,...



... y mucho ambiente

Travesía hacia el muro de 40m. Prueba de adherencia
Reuniones equipadas con parabolt

lunes, 8 de junio de 2015

Aurora. Comienzo temporada.

Comienzo temporada en Ordesa, como siempre no defrauda tanto en dureza como en espectacularidad, hacemos via aurora entera, sin combinacion. Dejamos un breva croquis !!

L1: con el primer seguro localizado, spit rojo debajo de un techito, el resto de largo no tiene apenas confusión. Es posible empalmar el segundo largo con una longitud final de menos de 50m. Este se comienza superando una laja despegada y desde aquí en travesía al desplome fisurado de la derecha, en roca sospechosa. Reunión cómoda y equipada (6b). 
L2: salimos en travesía a la izquierda y una vez chapado un clavo seguimos en la vertical en roca negra, difícil de proteger, hasta una repisa. En esta, por la derecha localizamos un puente de roca en lo alto que alcanzamos por una nueva laja. En la siguiente repisa, nos dirigiremos hacia la derecha donde se sitúa la reunión en una repisa cómoda (V+). 
L3: salimos rectos en dirección a un clavo visible desde la reunión. En el mismo, hacemos travesía hacia la derecha por grandes cantos para situarnos al aplomo de un diedro. Dirigirnos al mismo en escalada atlética. Podemos empalmar el siguiente largo, por el mismo diedro deslomado en escalada atlética. Cuando se acaba el diedro, saldremos a la izquierda donde se sitúa la reunión, equipada (6b+). 
L4: escalamos hacia la izquierda hasta un spit rojo visible desde la reunión. Lo superamos por su izquierda en escalada obligada hasta el siguiente spit. Por los bloques de su izquierda alcanzaremos el jardín y montaremos reunión (6a). 
Ascendemos el jardín hasta un spit rojo muy elevado. La chimenea que tenemos en nuestras cabezas, nos servirá de referencia para encontrar el recorrido. 
L5: el spit se sitúa a la izquierda de la chimenea, muy elevado. Atacamos la chimenea por su derecha, y ascendemos ya por la misma hasta una reunión que nos saltamos. En este punto, nos cambiaremos a la chimenea de su izquierda, en dirección a un clavo visible con cordino, en donde se sitúa la reunión (2 clavos) (V+). 
L6: comenzamos rectos, para abandonar el diedro vegetal de nuestras cabezas, y escalar el diedro negro, fácil pero de difícil protección. A la altura de un techo y una chimenea (no seguirla), realizaremos travesía a la derecha en busca de una repisa donde encontramos un clavo. Montaremos reunión (V+). 
L7: largo más fácil de lo que parece. Comenzamos rectos hasta un gran bloque (precaución). Salimos a su derecha para volver nuevamente a la vertical, por grandes presas. En diagonal hacia la izquierda alcanzaremos el jardín vertical. Montar reunión en un puente de roca (V). 
L8: nos dirigimos al gran techo, que superamos en escalada muy atlética y protegemos con friends grandes. Seguimos después la larga fisura que nos llevará sin pérdida a la siguiente reunión (1 clavo) en una cómoda repisa (6b+). 
L9: ascendemos hacia la bavaresa y superarla por su derecha. Seguir la fisura que nace de la misma hasta que se torna desplomada. Volveremos hacia la izquierda donde montaremos la reunión (1 clavo) (6b). 
L10: escalamos rectos hasta un árbol. En este, nos dirigiremos a la placa negra de su derecha que ascenderemos directamente hasta alcancar un clavo. Podremos montar reunión en este, o salir andando a la faja (6a). 
 
La parte inferior, hasta el jardín, se ve muy repetida, con varios spits en reunión y largos.  
 
La parte de arriba, cambiamos de ritmo a una escalada en la que buscarse más la vida, y que puede repetirse más a menudo ya que la roca es generalmente de buena calidad. Encontraremos apenas unos clavos en reunión, a reforzar. El pasaje del techo del octavo largo, es espectacular. 

miércoles, 6 de mayo de 2015

NARCOTRAFIC, MASMUT



Muy buena apertura, en roca casi siempre buena o muy buena, pero los años han hecho mella en los buriles existentes. Reseñar que se han reequipado los dos primeros largos con parabolt 8mm inox (sólo queda pendiente cambiar un par de seguros en el segundo largo).

Narcotrafic, cara norte de la aguja Obaga, Masmut. ED- (6b, A1), 120m, orientación norte.
L1: escalada obligada y expuesta en la que no se puede correr. Comenzar a la izquierda de la vertical de un diedro para después del primer parabolt dirigirnos hacia este (V).
L2: El segundo largo comienza por la derecha, y tras superar la panza volver a la izquierda a buscar una zona roja. Se puede proteger a la altura de un primer pitón inservible, limpiando bien el terreno. Subir hacia el techito y a su altura (pitón) hacer travesía a la derecha para volver a buscar un pequeño diedro y llegar a la reunión (6a).
L3: comienza el largo de izquierda a derecha. Cuando llegamos al buril, volver a la izquierda por el desplome con grandes agarres, y en seguida dirigirnos al fondo de la chimenea. A la altura de un buril, reunión a la izquierda (V).
L4: difícil, obligado y expuesto. A pesar de estar prácticamente equipado el largo, el estado de los buriles hace pensar incluso en una cremallera de los mismos en caso de caída! Escalada muy obligada entre los mismos, y en ocasiones no se ve el siguiente seguro. Salir de la reunión más o menos recto para grapar los dos primeros buriles. Podremos colocar un seguro antes del tercero. Desde este, podremos alcanzar enseguida los dos siguientes. Al finalizar estos, salidas difíciles para alcanzar el resto. El estado de alguno hace temer incluso que rompa el metal comido por el óxido. El largo va siempre recto, aunque no se vean las chapas. Del último buril al puente de roca, es el paso más obligado y difícil del largo. En total 25m, 6b y A1. Eso sí, la roca casi siempre es excelente. Bravo por los aperturistas.
L5 y L6: dos largos cortos y fáciles en comparación con el anterior. Se sale por la izquierda con un paso que, aunque marca la reseña 6b, es más fácil que las salidas anteriores. Se sortean las panzas por lo fácil y llegamos a la reunión. Salimos de esta por la izquierda para en semitravesía a la derecha grapar el buril. Seguir a la izquierda y sortear las panzas. Un mántel final (V+) nos dejará sin dificultades en la reunión. Total 45m, con dificultades máximas de 6a/+.
Una cornisa a la derecha nos llevará al punto más débil del muro final para en una corta trepada de IV salir a la cumbre.
Material: 10 cintas express, cintajos largos, un estribo, y un juego de friends. Cuerdas de 50m.




lunes, 20 de abril de 2015

EL ANETO SÓLO PARA NOSOTROS




Nadie delante. Una nube caprichosa impide a los rayos del sol iluminar la cima del Aneto. (Autor David Casinos)
¿Os acordáis de esas máquina de pinball con las que todos hemos jugado alguna vez? Pues ayer domingo, salió lo que nosotros denominamos la “Bola extra”. Para muchos, fue mucho más que una bola extra, fue una partida entera gratis, algo inolvidable.La denominada “Bola extra” era otra oportunidad  que ofrecimos los monitores a los alumnos que habían hecho los cursos de enero y de marzo de esquí de montaña para seguir disfrutando.


El sábado subimos sin prisas al refugio de la Renclusa a dormir. Como llegamos pronto, los que quisieron fuimos a dar una vuelta al collado de Paderna. Tras una cena abundante y de calidad, ofrecida por el equipo de Antonio (muy majo Javier, el guarda que nos sirvió la cena) nos fuimos a descansar. Desde aquí agradecer el trato recibido en este refugio de la FAM. Seguid así!

El domingo, al asomar la cabeza por la ventana, sonreímos, al ver cómo la noche nos había dejado 10 cm de nieve nueva. Sin madrugar (salimos de la Renclusa a las 8h40) nos fuimos hacia el Aneto. Nevaba y estaba cubierto. Nos pusimos el traje de Pescanova y, bajo los copos de nieve que caían, empezamos a foquear, sin tener muy claro si el cielo se abriría o no.

Fuimos abriendo huella en una nieve polvo profunda, hacia el portillón inferior. Al cruzarlo, apenas se veía más de 40 metros, pero algo decía que el azul del cielo no andaba lejos. Y así fue! Al poco de entrar en el glaciar, las nubes se fueron y apareció ante nosotros un universo impoluto, virgen, sin huella alguna, de un blanco respladeciente. Otros, que habían salido antes, habían dado la vuelta. Ayer, éramos los únicos que subíamos al Aneto. Personalmente no me lo podía creer.

Los cursillistas se portaron como jabatos y jabatas (que había 2 jabatas). Pudieron experimentar la hipoxia, aunque sin llegar a decir muchas tonterías.

El paso de Mahoma estaba delicado. Nadie había pasado antes y bajo la nieve había una delgada capa de hielo pegada a las rocas. Hubo que hacer un trabajo de limpieza de nieve con los guantes. Eso sí, llegar a la cima del Aneto, abriendo huella desde abajo, sin una sola pisada, es algo especial. Parecía un cucurucho doble de nata. 

La bajada impresionante. Bajamos hacia Barrancs. Al comenzar costaba darse cuenta del regalo que teníamos delante y todo por no habernos dejado convencer (testarudos que somos) por la mala meteo matutina y seguir intentándolo. Todo el glaciar delante nuestro, sin una sola huella esperando ser surcado por nuestras tablas. Hasta la cota 2.600m, disfrutamos de una nieve polvo, caída unas horas antes, de mucha calidad y cantidad (por la rodilla). Sobraba sitio para que cada uno encadenase giros y giros, dejando su firma particular, en una primera pala de más de 400 metros de bajada seguida.
De 2.600m para abajo, empezó a convertirse en costra, cada vez menos manejable, pero bien. Al llegar a Barrancs, hacia el Forau, pudimos cruzar el río sin problemas (que no es poco) y seguir por el valle natural hasta la Besurta y de allí a los coches. Habíamos bajado montados en los esquís, sin tocar piedras, desde el Aneto hasta el aparcamiento del Hospital de Benasque.

A repetir!!!

Avanzando por el glaciar (Autor David Casinos)


Últimos esfuerzos, pasado ya el collado de Coronas (Autor David Casinos)

La doble cruz del Aneto (Autor: David Casinos)